Problematizar entorno al mundo sociodigital o tecnocultural a que tenemos acceso

  • Sobre iniciar procesos de innovación en la formación profesional, que potencien la capacidad integradora del aprendizaje humano y la universalidad del saber

“En el siglo XXI cuando tenemos millones de estudiantes que no aprenden bajo la lógica del aprendizaje secuenciado, idéntico para todos los estudiantes y sometidos a las mismas exigencias de tiempo/velocidad en las actividades escolares”.

De hecho nunca ha sido estrictamente de esa forma. Ninguno aprendimos bajo la lógica del aprendizaje secuenciado, idéntico para todos. Éste es el propósito de la escuela, hacia allá se orienta, más no necesariamente sucede así. Homogeneizar, articular un lenguaje común: el de la ciencia es el fin último. Los saberes devienen universales si y solo si se enunciaban en un lenguaje disciplinado. Lo extra-ordinario del planteamiento es una emancipación del lenguaje escolar para extenderlo a soportes hipertextuales pero el fin, el propósito universalista y homogeneizante, se mantiene.

  • Sobre el punto de partida en un entorno Andragógico

“Tenemos trastocado el proceso enseñanza-aprendizaje”. “Uno de los ejes de la innovación son los docentes” sin embargo, “parece que a los estudiantes no les gusta la escuela” “tenemos grandes dificultades para motivarlos”

“Los estudiantes del siglo XXI han crecido en un ecosistema técnico-comunicativo y se hallan empapados de otros lenguajes, saberes y escrituras que circulan por la sociedad (saberes mosaico, hechos de trozos o fragmentos)

La cuestión es que los estudiantes de la modernidad sólida (Bauman dixit) tal y como describe a los de la modernidad líquida, nos hallábamos empapados de otros lenguajes, saberes y escrituras que circulaban por la sociedad. La mayoría sabíamos mucho más de lo que se dictaba en el aula. Incluso, me atrevo a hipotizar, en los ámbitos rurales se multiplicaban los saberes y los lenguajes y éstos poco tenían de fragmentados.

niña leyendo

Lo mismo que se atribuye a los jóvenes del siglo XXI, a mi no me gustaba la escuela. No todo el tiempo. Me gustaban algunas clases y amaba reunirme con mis compañeros. La escuela no me hizo, apenas me certificó. Lo que sí que le agradezco al sistema escolar es que me haya permitido el contacto con una decena de maestros-personas estupendas, algunos de ellos sabios y maravillosos. Estos hombres y mujeres sí que me tocaron: eran excelentes, generosos, apasionados, divertidos… por ellos regresaría al aula… Porque:

Aunque delimitaban y definían secuencias acotadas, me sorprendían.

Aunque proponían actualizaciones de conocimientos “vinculados a un solo saber (disciplinar)” esto, de hecho, nunca era así: los saberes significativos son siempre parte de experiencias mayores que les dan contexto y sentido.

Si diversificaban escenarios de práctica, insertados en una sola lógica de mercado, su experiencia de hombres y mujeres, su sensibilidad y su postura crítica ante la realidad matizaba y ponderaba esa misma lógica.

Y, sin lugar a dudas, llevan a cabo investigaciones en contexto, en permanente reflexión acerca de las implicaciones éticas, políticas y sociales del conocimiento generado.

Cierto que los jóvenes del siglo XXI han nacido en un ecosistema comunicativo disperso y fragmentado donde el saber “escapa” de la escuela, del libro y del maestro lo mismo que siempre, solo que, quizá, los de hoy en día apenas tienen otros asideros

Lo que que me parece relevante de la propuesta de la educacion abierta y a distancia, es que las tensiones por fin se manifiestan de manera explícita y que sea posible prefigurar una transformación de la práctica docente.

  • Sobre “un convulsionado entorno trans-cultural (visto como nuevas fusiones) trans-nacional e incluso trans-clasista…

El conocimiento disciplinado ha sido transnacional desde su origen, tiene su matriz en la ciencia europea y su versión de la trasculturalidad ha negado sistemáticamente otras formas de saber. Sobre lo trans-clasista me da la impresión que lo que desaparece a pasos agigantados es la clase media, lo que lleva a la definición de dos polos: una mayoría somos trabajadores precarios al servicio de una mínima élite transnacional.

  • Entorno a una práctica docente en aprendizaje deslocalizado

Un buen punto de partida para problematizar puede ser: ¿A qué mundo sociodigital o tecnocultural tenemos acceso? ¿Cómo caracterizamos lo visual, lo auditivo, lo kinéstesico y la gran velocidad en el contexto sociodigital a que accedemos?

Coincido en que el reto ya no es tanto la innovación tecnológica, sino la innovación organizativa y la innovación social.

Agrego el link de mis reflexiones graficadas.

https://www.mindmeister.com/467838798#_=_

IMG_0507

Anuncios

Acerca de Graciela Fabian

Historiadora y profesora, me interesa conocer, comprender y disfrutar lo real-maravilloso-humano que se esconde en la sociedad.
Esta entrada fue publicada en Diplomado. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s